Cómo detectar la Rinitis Alérgica en los niños

La pediatra Mónica Cuevas de Clínica San Carlos de Apoquindo y Centro Médico Ved, nos aclara esta patología en niños y cómo tratarla. Seguir leyendo

rinitis-alergica

Por Carolina Méndez, The Mama Store

¿Qué es la rinitis alérgica?

Es un trastorno caracterizado por inflamación de la mucosa nasal producida por la exposición a alérgenos, los que pueden ser estacionales como pólenes de árboles, pastos y malezas; o perennes, los que generalmente son intradomiciliarios por ejemplo hongos, ácaros o alimentos.

¿Cuándo debiera sospecharse?

Es importante reconocerla en aquellos niños que se pasan todo el tiempo resfriados o aquellos niños que se quejan de picazón nasal u ocular, secreción nasal clara y sensación de nariz tapada. Es un dato importante el detectar si estos síntomas aparecen o se incrementan en algunas situaciones especiales, por ejemplo al jugar en el parque o al ir al campo, ya que eso ayuda a realizar un diagnóstico correcto. Otros síntomas frecuentes de esta enfermedad, son la respiración bucal y el ronquido.

¿Qué puede pasar si no trato la rinitis alérgica de mi hijo?

Dependiendo de la severidad de la rinitis, un niño puede presentar alteraciones del sueño, cansancio diurno, disminución de la audición (por acumulación de líquido en el oído medio), otitis media aguda o sinusitis aguda secundaria por mal drenaje de secreciones en la nariz.

¿Cómo se trata?

Los pilares fundamentales del tratamiento son: reconocer los alérgenos desencadenantes, realizar medidas de control ambiental y tratamiento farmacológico en base a antihistamínicos orales y corticoides intranasales.

¿Y en cuanto a las medida de control ambiental básicas?

Podemos destacar evitar la exposición a irritantes como humo del tabaco; reducción de ácaros en el ambiente (principalmente en el dormitorio del afectado) realizando limpieza con trapos húmedos en vez de escobas o escobillones, evitar los muñecos de peluche, no utilizar alfombras, lavar sábanas y frazadas frecuentemente e idealmente limpiando cuando el afectado no esté presente. Finalmente podemos disminuir la concentración de pólenes en la pieza si mantenemos cerradas las ventanas del dormitorio durante la noche y ventilamos la pieza en las primeras horas de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *