Cómo manejar las faltas de respeto en los hijos

Las malas conductas o palabras descalificadoras que pueden tener algunos niños, provocan verdaderos dolores de cabeza en los adultos. Para saber cómo manejar estas llamadas “faltas de respeto” conversamos con la psicóloga Macarena Atal, terapeuta infanto-juvenil y directora del Centro para niños y adolescentes Inserta La Dehesa. A continuación, la especialista analiza las causas de estos malos hábitos y nos entrega herramientas útiles para enfrentar este tipo de situaciones. Seguir leyendo

Faltas-de-respeto

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Con frecuencia a Macarena Atal, psicóloga clínica de la Universidad Católica, le toca ver casos de niños que no respetan a los mayores. Hasta su consulta de Las Condes y La Dehesa llegan varios papás que no saben cómo controlar a sus hijos. Una situación estresante pero, que para suerte de los mayores, tiene una receta bastaste simple: “dar un buen ejemplo como adulto”, es fundamental recalca la especialista. Y añade que los niños aprenden por observación y que los padres son sus principales referentes. “Si existen conductas negativas entre los papás o de estos hacia otras personas, los hijos los imitarán como parte de lo que se espera de ellos. Lo fundamental es mostrarles formas adecuadas de relacionarse con los demás. Actuar con respeto con los niños es fundamental para que ellos puedan incorporar este valor, esto significa que los adultos deben poner límites adecuados cuando se sientan transgredidos”.

La terapeuta comenta que mientras más pequeños son los niños más egocéntricos se comportan. “Esto se debe a la etapa del desarrollo en que están, por lo que al intentar satisfacer sus necesidades tienden a dejar de tomar en cuenta las emociones de los otros. Para que los niños puedan superar esta etapa es necesario ayudarlos a ponerse en el lugar de los demás para que así respeten los intereses del entorno y logren una convivencia sana con el mundo que los rodea”, explica.

Asimismo, la especialista aclara que entre las principales causas de las faltas de respeto está la ausencia de límites o las excesivas normas establecidas por los padres. “En el primer caso, los niños no aprenden a tener un margen dentro de lo que se espera de su comportamiento, lo que puede llevarlos a trasgredir las normas sociales. Y cuando los límites son muy drásticos, el niño puede rebelarse contra la autoridad, teniendo actitudes contrarias a lo que se les impone”, sostiene.

¿Qué deben hacer los papás cuando los hijos comenten faltas de respeto? 

Los niños necesitan un entorno predecible, por lo tanto, es importante enseñarles ciertas reglas de convivencia que favorezcan su desarrollo social, conductual y emocional. Cuando ellos incurren en una falta de respeto, es preciso hablarles y mostrarles las consecuencias de este comportamiento en ellos y los demás. La finalidad es fomentar en los niños el desarrollo de la empatía. Por esto es fundamental ser muy claro y firme en el mensaje que se les quiere transmitir y además siempre mostrar calma.

¿Qué rol juegan las emociones en el manejo de este tipo de conductas?

Es fundamental saber que podemos normar las conductas de los niños, pero no sus emociones. Por ejemplo, debemos evitar decirles: “no te puedes enojar por lo que hizo tu compañero”. Lo que siente el niño es muy válido, pero no así la forma en que lo manifiesta, y ahí es donde debemos ayudarlo. En este caso es más óptimo validarlo: “entiendo que te hayas enojado, pero lo que hiciste no estuvo bien, pues interrumpiste el desarrollo de la clase”. Lo otro importante, es explicarle la razón de la prohibición a una determinada conducta. La respuesta comúnmente usada por los padres es “porque no”, la que sólo genera prohibición. A ellos hay que enseñarles distintas maneras de resolver los conflictos, para que puedan incorporar estas herramientas al momento de enfrentarlos.

¿Por qué no sería adecuado castigar a los niños?

No deberíamos aplicarlos si se les educa con respeto. Esto se practica a través del ejemplo y de la reflexión conjunta en las diversas situaciones que afronten. Los castigos reiterados pierden efectividad en el tiempo, ya que los niños incluso pueden rebelarse ante ellos. Si se recurre a los castigos, estos deben ser cortos y proporcionales a la falta cometida. Poner sanciones desmedidas causa la pérdida del objetivo y muchas veces ni los papás pueden cumplirlas; ya sea por olvido o porque ellos mismos entendieron que fue excesivo. Cabe destacar que los castigos no deben ser sanciones emocionales. Por ejemplo, jamás se le puede quitar el cariño a un niño, como dejar de saludarlo, o castigarlo físicamente, pues todo esto es justamente lo contrario al respeto.

¿Qué importancia tiene el refuerzo positivo en los niños?

Es fundamental corregir la conducta del niño, estableciendo las normas positivamente, y no descalificarlo como persona. Es mejor decirle: “trata bien a tus amigos” en vez de “eres un niño peleador”, pues de esta manera los papás sólo ayudan a determinar su personalidad de manera negativa, lo que daña su autoestima. Además, siempre hay que otorgarle la posibilidad de reparar el daño causado. Esto lo ayudará a responsabilizarse de sus actos y a comprobar que puede hacer las cosas de otra forma, resolviendo favorablemente el problema que se le haya presentado.

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen los padres ante las faltas de respeto?

Los papás muchas veces, por cansancio o por vergüenza, cuando están frente a alguien o en lugares públicos, no ponen límites a las faltas de respeto de sus hijos y así ellos interpretan que lo hecho estuvo permitido. Además, los padres a veces minimizan, justifican e incluso se ríen de las conductas inadecuadas de sus hijos, lo que fomenta aún más las faltas de respeto. La inconsistencia en los límites, genera un entorno impredecible, lo que también causa confusión en los niños, pues no entienden lo que se espera de ellos. Poner límites adecuados es una señal de amor y no de castigo, ya que se está criando a los niños para ayudarlos en su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *