Cristóbal García-Huidobro: “Tener a mis hijos es mi mayor fortuna”

El ingeniero civil Cristóbal García-Huidobro, papá de Matías  (16), Santiago (12), Elisa (9) y Maximiliano (7) se siente un hombre “tremendamente afortunado”. “Yo ya soy millonario, tengo cuatro niños preciosos que adoro, que me emocionan y me enorgullecen cada día, no sé qué más podría pedirle a la vida, ellos son mi mayor fortuna”, dice. Seguir leyendo

Cristobal-García-Huidobro

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Aunque Cristóbal mantiene una agitada agenda laboral es un papá que “trata de estar en todas” en la vida de sus hijos. Así, muchas veces “corre” para poder llegar a su casa a comer con sus niños. Para él, sentarse a la mesa con sus cuatro hijos es un momento del día especial. Mientras comen, Cristóbal se preocupa que cada uno de sus hijos tenga cinco minutos para contar algo que les pasó en el día sin que nadie los interrumpa. “No es fácil con cuatro niños, pero se puede y es un espacio muy bonito y constructivo”, comenta.

Cristóbal está separado y las dos semanas que está con sus hijos, y también, cuando no le toca estar con ellos, da el máximo como papá. Es de los que manda a hacer las etiquetas de los uniformes, de los que forma parte de los Whatsapp de las mamás del colegio para enterarse de las actividades escolares de sus hijos, y está al tanto de todo tipo de detalles en la rutina cotidiana de sus niños. “Siempre trato de sacarme un siete como papá, no sé si siempre me resulte, pero me esfuerzo. No sé si mis hijos tengan la misma opinión de que el papá siempre trata de sacarse un siete, y no sé si en nota al esfuerzo ellos me ponen un siete, un cinco o un cuatro; yo me pondría un siete al esfuerzo que hago para ser el mejor papá que puedo”, dice sonriendo.

Y agrega: “Soy muy amigo de mis hijos, soy un cabro chico igual que ellos y me encanta hacer las mismas cosas. Con mis hijos somos fanáticos del deporte, somos aventureros, de los que un día decimos: “vámonos a la Antártica” y partimos; yo soy el motor que los guía y ellos me siguen felices”, comenta.

Cristóbal es un convencido que dando el ejemplo es la única forma de educar a sus hijos.  “No soy para nada aprensivo. Mi hijo de doce años entra solo al cerro que hay cerca de la casa con su perro, porque se conoce el camino de memoria y hemos ido treinta mil veces juntos, él sabe perfecto hasta donde llegar, porque primero fui con él y le enseñé el camino. El mayor sabe que puede salir una vez a la semana y que la hora de llegada es a los dos y media de la mañana. Yo les enseñé valores y principios a través del ejemplo, por lo que espero que mis hijos puedan tomar las mejores decisiones”, dice.

¿Cómo eres como papá?

Soy un papá super presente y soy muy amigo de mis hijos, no porque lo he impuesto, sino porque me gustaría decir que me lo he ganado. Además, soy una autoridad para mis hijos. Soy un papá muy cariñoso y un poco mal genio, me equivoco y me enojo, porque me canso y me sobrepaso, pero después se me pasa rápido. Lo paso muy bien con mis hijos.

¿Cómo manejas la tecnología con tus niños?

Mi hija a los seis años me contaba que una de sus compañeras tenía un iPhone y yo le decía que felicitara a su amiga, pero que ella no lo tendría hasta los diez años. Los dos más chicos no tienen Facebook y les controlo el uso del computador. El problema mayor es con las tareas en el computador y con los juegos online, porque de repente pueden conversar con un desconocido. En los más chicos controlo también la cantidad de horas que pueden conectarse y el Play Station está prohibido de lunes a jueves.

¿Qué han aprendido tus hijos de ti y tú de ellos?

Les trato de enseñar valores y principios básicos que les permitan ser capaces de tomar sus propias decisiones en el futuro. Yo no puedo imponerles a mis hijos qué hacer y qué no hacer. Espero que mi hijo de 16 cuando se enfrente a cierto tipo de situaciones, pueda tomar las mejores decisiones de acuerdo a lo que yo les traspasé.  Los valores esenciales son el respeto, la responsabilidad y el amor hacia los demás.

Me gusta enseñarles que sean capaces de entender la alegría de dar desinteresadamente, sin esperar nada a cambio. También trato de enseñarles que ellos sean consecuentes entre lo que dicen y lo que hacen.

¿Qué esperas de tus niños a futuro?

Todos los papás esperan que sus hijos sean felices, pero yo quiero que sean felices no porque sí, sino porque me gustaría que ellos puedan sentir que fueron capaces de realizar la mayor cantidad de cosas que ellos quisieron hacer. Espero que gran parte de esas cosas no sean sólo para ellos, sino también que dieron a otros amor. Que ellos entiendan que la felicidad no está en las cosas materiales y que no está en el yo como centro de todo.

Un comentario en “Cristóbal García-Huidobro: “Tener a mis hijos es mi mayor fortuna””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *