Daniela Aguilera: “No me imagino mi vida sin mis niños”

La maternidad para la periodista Daniela Aguilera ha ido a paso rápido. Con cinco años de matrimonio está a punto de tener a su tercer hijo. Mamá de Alfonso (4), Emilia (2) y en agosto de Manuel José, Daniela se declara “enamorada de sus niños”. “A Manuel lo recibo con harto relajo, amor y sobre todo alegría. Mis dos primeros niños son muy seguidos y siento que al tercero lo voy a poder disfrutar mucho más”, comenta.   Seguir leyendo

Daniela-aguilera

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Tres horas al día (de 16 a 19 horas), Daniela está en radio Pudahuel conduciendo junto a Alejandro Chávez el programa “Cuéntamelo todo”. Durante esas horas, la voz de la periodista se contacta con sus auditores, donde se produce una conexión tal que muchos sienten su compañía como parte de su día a día. Así como ellos sienten a la periodista muy cercana, sus hijos también siempre están conectados con su mamá a toda hora. “Les mando mensajes al aire, así que siempre estoy en contacto con ellos.  Mis niños escuchan la radio todo el día, me piden que les hable y que les mande saludos”. Y agrega que durante las vacaciones de verano su hijo mayor la acompañó a la radio y aguantó “perfecto” todo el programa. “Los auditores fueron súper cariñosos, y todavía se acuerdan de cuando llegó mi enano con el serrucho en la mano. Lo dejé hablar, saludar y contestar el teléfono al aire, se armó un ambiente muy rico”, recuerda.

La periodista va todos los días a buscar a sus niños al jardín y dice que jamás ha dejado de ir a un control médico. “Sé perfecto quienes son las mamás de sus amigos y los nombres de todos los compañeritos del jardín. Me preocupo de que ellos estén muy seguros de que la mamá siempre va a estar”, dice.

Asimismo, le encanta disfrutar con sus niños. Como a su hijo mayor le fascinan los libros, les gusta visitar alguna biblioteca donde Alfonso pasa horas leyendo. Otro de sus escenarios preferidos es, sin duda, la cocina. Ahí, sus niños se creen unos “baby chef” y con su mamá cocinan variados inventos. “El otro minuto exquisito que tenemos es cuando tomamos todos los días desayuno en la cama juntos. Es el mejor minuto del día”, reconoce Daniela, quien asegura que trata de ser una mamá muy presente.

La periodista cuenta que tenía muchas ganas de tener un tercer hijo. “Me quería embarazar en el verano y esta guagua llegó con un par de meses de adelanto, pero como fue por sorpresa su llegada adelantada, fue mucho más entrete” Y comenta que con sus dos niños ha tenido un parto normal y una cesárea. “Espero que este parto sea ¡normal! He llegado todas las veces a punto de tener la guagua a la clínica, así que siempre ha sido todo muy rápido, un proceso que no ha durado más que un par de horas”, relata.

¿Cómo ha sido este embarazo?

Tengo muy buenos embarazos. Si no es porque la guata crece, ni me enteraría de que estoy esperando guagua (exclama). Jamás he tenido asco, ni nada extraño, sólo he tenido sueño los primeros meses, pero con mis dos niños fue difícil descansar. Tengo más de 20 semanas y soy muy fan del membrillo con sal. También me dan ganas de comer mariscos, pero sólo los como en un único restaurant, donde la cocina está a la vista total de los comensales. Otra cosa que he tomado mucho son limonadas de menta con jengibre.

¿Cómo has cuidado tu alimentación en esta etapa? 

Tengo una nutricionista seca (Belén Barros) de la empresa KeepBalance (Nutricion keepbalance en Instagram y Keepbalance en Facebook) La gracia es que ella va a tu casa y arma pautas de alimentación muy aterrizadas, viendo los ingredientes que uno tiene en el día a día y respetando los estilos de alimentación y deporte de cada persona. Estoy tomando harta leche y pese a ser vegetariana, hace un par de años volví a consumir pescado durante el embarazo.

¿En qué cambió tu vida la maternidad? 

No me imagino mi vida sin mis niños, ellos le dan sentido a toda mi existencia. Ellos me permiten saber qué es lo que importa y qué no. Soy super preocupada de no pasarme la vida trabajando u ordenando cuando puedo estar con ellos. Por otro lado soy culposa y me cuesta tomarme un café con una amiga sin sentir que los tengo abandonados… eso último es algo en lo que tengo que trabajar.

¿Qué sido lo más lindo y lo más difícil de ser mamá?

¡Lo lindo, todo! Lo difícil es que por mi horario de trabajo me pierdo cosas, como darles la comida o bañarlos en la noche. Me cuesta mantenerles el horario de dormir (que es a las 8.30 p.m.), porque me encantaría quedarme jugando con ellos un rato, pero no cedo.

¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades como mamá?

Soy super relajada. Eso no sé si es bueno o malo. Relajada para llevarlos al doctor, los llevo recién al cuarto día de fiebre. Relajada en dejar que se caigan y se paren solos, pero a la vez estoy siempre disponible para darles un abrazo y un beso. Mi debilidad es que me siento culpable de que estén en el jardín, en algún taller y de yo no poder estar con ellos mientras estoy trabajando. Me cuestiono mil veces todas las rutinas, porque siempre siento que podríamos estar jugando o paseando juntos en vez que ellos tengan que estar haciendo otra actividad.

¿Eres de reglas con tus hijos? ¿Con cuáles no transas?

En el horario de acostada. A las 8.30 p.m. están durmiendo cada uno en su cama sí o sí, independiente del día y el lugar en el que estén. Si alguno quiere dormir conmigo o mi marido, los vamos a acompañar nosotros a su cama. Nos costó harto ser así de rígidos y lo estamos haciendo hace super poco, pero nos hemos dado cuenta de que todos despertamos más contentos.

¿Qué has aprendido de tus niños y qué han aprendido ellos de ti?

He aprendido a valorar los detalles simples. A alegrarse por las plantas que tienen tomatitos, a mirar los gusanitos en la tierra, a ver formas en las nubes, a sacar fotos con el celular a la luna…  He aprendido a contar cuentos con una sola palabra, a que el mejor regalo es un “nanai” con esas manitos chiquititas y a que no hay nada más exquisito que el olorcito que tienen en la boquita en las mañanas.

¿Qué esperas de tus hijos a futuro? ¿Te gustaría que alguno siguiera la tradición familiar en la radio?

Quiero que sean personas buenas y felices. Que hagan bien al mundo y que desarrollen sus talentos. Quiero para ellos la libertad de elegir, probar y desarrollarse. Si es en el área de las comunicaciones, ingeniería, medicina, no me importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *