Diana Massis: “Soy una mamá mutante”

Diana Massis, periodista y conductora radial del programa ADN Contigo, se declara una mamá en búsqueda, una mamá mutante de sus hijos Diego (6) y Lorenzo (2). “Intento adaptarme a su crecimiento, necesidades, formas de comunicación y diversiones. Trato de tener ratos tranquila con ellos a pesar del ritmo cotidiano y vivo con la conciencia de gozar de ellos cada minuto”. Seguir leyendo

Diana-Massis

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Desde que se convirtió en mamá, Diana lee menos, ve menos películas y duerme poco, pero dice que eso no le importa. La periodista, escritora y lectora voraz cuenta  que fue mamá grande y que sus hijos la entretienen, la estimulan y le llenan la vida. “Siento que mi vida se ha enriquecido con la maternidad abriendo el camino a una nueva aventura, la de ser padre, que es muy emocionante”, comenta la comunicadora, quien además dirige las comunicaciones del Centro Cultural Matucana 100.

La periodista vive con su familia en el centro de Santiago. En sus céntricas calles sus niños se mezclan los fines de semana con la gente mientras callejean con sus padres, conversan con los vecinos, van a cafeterías, al Museo de Bellas Artes y juegan en el parque Forestal. “Ellos saben además que tienen dos países, Chile y España, porque su padre es español, y que tienen mucho por conocer en el futuro”.

La complicidad con sus niños pasa por buenas conversaciones, por momentos diarios de diálogos y juegos, “mezclados claro con los “deberes” que a veces se comen lo otro”. Y agrega: “Con el mayor tenemos el ritual de conversar un ratito cada noche y hacernos cariño. Con el pequeño seguimos muy pegados, varias noches termina durmiendo con nosotros, un gran panorama”.

Diana dice que la levantada temprano, para sus hijos y para ella, puede ser terrible, pero que se hace más llevadera con un abrazo. “El brócoli se suaviza con un mini chocolito y así. Y lo mejor es darles “amor de madre” el nombre que le pusimos a la clásica guerra de besos, cosquillas y pellizcos”.

¿Qué ha sido lo más lindo y lo más difícil de tu maternidad?

He vivido la maternidad con mucha alegría y muy agradecida de los hijos que llegaron a mi vida. Lo más complicado es a veces manejar los límites, tomar ciertas decisiones de crianza cuando entre los padres hay distintos puntos de vista y también que mis hijos dejen el chupete, salieron muy chupetones.

¿Cómo recuerdas el nacimiento de tus hijos?

Los embarazos los recuerdo como los períodos más felices, me siguen pareciendo alucinantes. La lactancia también, esa conexión animal y biológica con el cuerpo, con la cría, que en mi caso fluyó de manera muy natural. Y para qué decir el parto, creo que es lo máximo de la vida, las mujeres lo saben, es el secreto mejor guardado, el poder.

¿Eres una mamá de reglas? ¿En cuáles no transas?

Soy de pocas reglas. No transo en todo lo que tenga que ver con la seguridad de ellos. Me preocupo de los hábitos de higiene y de procurarles una buena alimentación. También trato de transmitirles el sentido de responsabilidad y el respeto a los compromisos adquiridos.

¿Cómo defines a tus niños?

Diego es sociable, curioso y comunicativo. Tiene ansias de hacer y conocer. Lorenzo es dulce, necesita el contacto físico y el cariño. Los dos son divertidos, rebeldes,  juguetones y muy hermosos.

¿Qué has aprendido de tus hijos y qué han aprendido de ti?

He aprendido a ser mamá con ellos y a cuidarlos. No sé lo que han aprendido de mí, me gustaría que aprendieran a comunicarse de forma sana, creo que con ellos lo consigo y eso es un logro.

Como mujer de las comunicaciones, ¿qué noticia te gusta contarles a tus hijos?

Cosas especiales en nuestra vida como que nos vamos de viaje o que sus abuelos españoles vienen a visitarlos. Del resto, poco a poco se van enterando del mundo, de lo que pasa. Cuando el mayor me pregunta por qué ve en el diario o en los noticiarios alguna tragedia, yo trato de explicarle, sabiendo que así se le va rompiendo poco a poco la inocencia.

¿Cómo te imaginas a tus hijos a futuro?

No me los imagino demasiado, pero tengo la intuición y el deseo de que serán plenos y también viajeros.

¿Qué sientes cuando hablas de tus niños?

Me pasa lo que a todos los padres, me embobo, pero también atino, me saco el babero y corto el tema para no dar la lata a los demás (dice entre risas).

Diana-Massis-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *