El tacto es vital para el desarrollo de los niños

De numerosos estudios se ha desprendido que el tacto es algo fundamental para la vida. El ejemplo más obvio lo tenemos con el nacimiento, donde una forma de tacto es el masaje del recién nacido, práctica que tiene números beneficios. Seguir leyendo

Poder del tacto

El masaje infantil fue introducido en China en el siglo II AC y ha sido una tradición en la India y otros países asiáticos desde tiempos inmemoriales. Últimamente ha habido un reciente aumento en este antiguo arte, particularmente como terapia entre padres y profesionales en el mundo occidental.

Existe evidencia apoyando los beneficios del tacto y la terapia de masaje. La literatura científica concretamente sugiere que el masaje tiene varios efectos positivos en los recién nacidos, en términos de aumento de peso, mejor patrón de sueño-vigilia, desarrollo neuromotor mejorado, mejor vinculación emocional, tasas reducidas de la infección intrahospitalaria y de este modo, reducidas mortalidad en los pacientes hospitalizados.

No es de extrañar por lo tanto que las hembras de los animales laman escrupulosamente a sus pequeños inmediatamente después de dar a luz. El proceso de lamer es mucho más que el acto de secar la piel; también estimula la circulación de la sangre, los aparatos respiratorio y digestivo, los nervios y el sistema endocrino, para traer efectivamente al animal a la vida. 

En los seres humanos, el período entre ocho y quince horas aproximadamente de contracciones musculares durante el parto consigue el mismo objetivo, ya que estimula las funciones vitales del feto.

Además, se puede considerar que el tacto es fundamental para el desarrollo de la seguridad emocional, la confianza, la tranquilidad, la aceptación y la protección contra el dolor: cualidades que son vitales para un crecimiento equilibrado.

 

Fuente: El poder del tacto de Georgina Regan y Debbie Shapiro – La Crianza con Apego, y revista Indian Pediatrics (Sept. 2010) Massage and touch therapy in neonates: The current evidence, por A. Kulkarni, J. Shankar Kaushik, P. Gupta, H. Sharma, R. K. Agrawal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *