Equilibrio vida – trabajo, algunas reflexiones

Si estás encontrando más difícil que nunca hacer malabares entre las demandas de tu trabajo y el resto de tu vida, no estás sola. Lograr el equilibrio de la vida laboral es algo que nos cuesta a muchos. Seguir leyendo

equilibrio-vida-trabajo-766x493

Nos pareció interesante compartir con ustedes este artículo, ya que evidencia cosas que uno en el fondo sabe, pero leerlas ayuda, por lo menos a ordenarse y tomar acciones…

El equilibrio vida – trabajo es cómo combinamos el trabajo con otras áreas de nuestra vida, como los niños, la familia, los amigos y los intereses personales. El secreto para lograr este equilibrio será diferente dependiendo de cada trabajo, la estructura familiar y las finanzas. Pero algunos de los principios de conciliación son universales: decir no, priorizar y aprender a administrar ciertos esquemas mentales negativos, tales como el sentimiento de culpa.

Hay muchos factores que contribuyen a la falta de equilibrio vida – trabajo, tales como trabajar jornadas demasiado largas, la sensación constante de estar descuidando aspectos de la vida a causa del trabajo, tener poco tiempo para actividades recreativas o de desarrollo personal, etc.

Aquí algunas recomendaciones para lograr una mejor conciliación vida-trabajo:

  • Asumir que el equilibrio entre tu vida y tu trabajo es tu responsabilidad. Esto incluye a veces hablar en tu trabajo cuando las expectativas y demandas son exageradas.
  • Programar una actividad cada día de cosas que deseas hacer, cosas que te ayuden a recargar la energía. La actividad no tiene que ser larga, complicada, ni cara. Puede ser destinar un tiempo para leer un libro, dar un paseo, o simplemente estar solo.
  • Trata de trabajar bien, no trabajar mucho. Esto implica establecer prioridades – permitiéndote una cierta cantidad de tiempo por tarea – y trata de no quedar atrapada en actividades poco productivas, como reuniones no estructuradas que tienden a tomar un montón de tiempo.
  • Haz un seguimiento de tu tiempo durante una semana. Así verás cuánto tiempo dedicas a hacer cosas que no son importantes o que no se alinean con tus prioridades. Luego elimina estas cosas de tu vida, o bien, delégalas.
  • Toma descansos adecuados en tu trabajo, por ejemplo, toma a lo menos un tiempo para el almuerzo y ojalá que fuera del lugar de trabajo si puedes.
  • Trata de reducir el estrés, por ejemplo, a través del ejercicio, relajación o diferentes pasatiempos.
  • Finalmente, echa un vistazo a tus hábitos personales y estilo de vida en general. La falta de sueño, la mala alimentación y malos hábitos de ejercicio pueden hacer que sientas falta de equilibrio en tu vida, y eso puede contrarrestar cualquier esfuerzo que estás haciendo en el sentido contrario.

 

Fuente: Getting the Right Balance – Families Work (www.familieswork.co.uk)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *