Fernanda Brain: “todos los días agradezco el tremendo regalo de ser mamá”

La psicóloga Fernanda Brain, agradece a diario ser la mamá de Vicente (9), María Gracia (7), Laura (3) y Beltrán, quien nacerá a fines de octubre. “Sin ninguna duda ser mamá es lejos lo mejor que me ha pasado en la vida. Agradezco a Dios todos los días por haberme dado el tremendo regalo de ser mamá. Adoro a mis niños por sobre todas las cosas, son mi vida, son maravillosos, con solo mirarlos se me encoge el corazón de un amor infinito”, asegura. Seguir leyendo

Fernanda-Brain

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Las mañanas y las noches son tiempos “sagrados” para Fernanda. Cuando el día se va, le gusta rezar con sus niños y en las mañanas los despierta con besos y regaloneos. “Me encantan esos momentos y mientras pueda lo seguiré haciendo, porque sobretodo en la noche se dan unas conversaciones muy bonitas”, dice.

Y agrega: “Creo que soy una mamá súper cariñosa, de piel, de besos, abrazos y eso me encanta. Espero que cuando mis niños sean más grandes me sigan dejando que los regalonee así, aunque muchos me dicen: “aprovecha ahora, porque después no te pescarán”. La psicóloga dice que trata de mantener con cada uno de sus hijos una buena comunicación y de conversar acerca de las cosas que les pasan. “Tenemos  una relación de confianza, de complicidad y espero también que eso se mantenga en el tiempo. Trato de estar atenta a sus necesidades y estados de ánimo y si bien, existen reglas súper claras en la casa, no creo ser extremadamente estricta”, comenta.

Fernanda siempre soñó con tener una familia numerosa, una casa llena de niños, primos y nietos en el futuro. “Este cuarto hijo fue una muy buena noticia,  desde que nació la Laura, la menor, estábamos pensando en la llegada de este “cuarto” y cuando decidimos que ya era tiempo apareció de inmediato”, exclama.

La psicóloga cuenta que sus niños eran los más entusiasmados con la idea de un cuarto integrante en la familia. “Siempre nos estuvieron pidiendo otro hermanito, sobre todo Vicente que moría por tener un hermano hombre. En la primera ecografía, a las trece semanas, nos dijeron que sería niñita, con un 70 por ciento de seguridad. Para Octavio, mi marido y para mí cualquier alternativa era buena, pero para Vicente “tenía” que ser hombre, así es que estuvo un poco triste, pero luego lo aceptó. A las 17 semanas me hicieron otra ecografía y sorpresa: ¡era hombre! Así es que estamos muy contentos, se llamará Beltrán”, cuenta.

“Ya tengo 38 años y por primera vez sé que este hijo será el último, así es que me lo he vivido todo desde esa mirada. Con la Laura, ya me sentí un poco abuela, fue todo muy relajado y muy buena onda, me imagino que con el cuarto el relajo será mayor aún. Vicente y la María Gracia están más grandes, así es que tengo muchas ganas de vivírmelo a concho y aprovechar cada cosa, gozar este hijo al máximo, ¡será un regalón!”, añade.

¿Cómo te has sentido en este embarazo?

Al principio no muy bien, con este cuarto hijo fue con el que peor me sentí los primeros meses, pero pasando el tercer mes me he sentido súper bien. Nunca he sido muy de tener antojos, aunque sí de tener más hambre. Hago yoga dos veces por semana en mi casa con un pequeño grupo de amigas y eso ha sido súper rico, porque además de ser un aporte en lo físico es una práctica increíble para lograr mantener un equilibrio entre la locura diaria y la estabilidad interior. Además, en el gimnasio hago elíptica, escalador y bicicleta, cuidando la frecuencia cardiaca que por el embarazo no puede subir mucho.

Fernanda-Brain-2

¿Cómo defines a tus niños?

Vicente es observador y sensible, le gusta primero sentirse en confianza para actuar, es súper cariñoso, buen amigo, bueno para el deporte y lo más delicioso de este mundo. Es mi primer hijo y hasta ahora el único hombre así es que tengo que reconocer que muero por él y que a veces me gustaría detener el tiempo porque está creciendo muy rápido. La María Gracia es muy parecida a mí de chica, físicamente demasiado parecida y de carácter también. Las dos somos zurdas, lo que nos hace ser cómplices en varias cosas. Ella es intensa, súper comunicativa, creativa, responsable y  súper estética. Le encanta el arte, la ropa, los disfraces, las pinturas e inventar tenidas con lo que encuentre. Le fascina la música, el baile, es genial y adorable. La Laura es para comérsela. Es conversadora y súper cariñosa, es simpática, liviana y divertida. Siempre pone cara y posición de foto. Siempre quiere crecer y hacer las cosas que hacen sus hermanos grandes. Y a pesar de ser regalona, le gusta tener su espacio y sus límites. Y aunque ya no me deja decírselo es mi guagua (exclama).

¿Cómo compatibilizas tu trabajo con ser mamá? ¿Eres mamá culposa?

Cuando nació Vicente yo trabajaba con jornada completa hasta las 7 de la tarde y la verdad es que no lo pasé muy bien, porque sufría por dejarlo. Cuando nació la María Gracia cambié mi horario hasta las 4 de la tarde y es el horario que tengo hasta ahora y de esa manera se hacen mucho más compatibles los dos roles. Creo que soy una mamá culposa, corro todo el día como una loca y aunque mil veces digo: “nunca más voy con los tres al supermercado”, termino haciéndolo una y otra vez, porque trato de estar con ellos cada minuto que no estoy en la oficina. He tratado de trabajar con la culpa, pero no es tan fácil… tratar de hacerlo bien en los diferentes roles es a veces un poco exigente, aunque el rol de mamá es el más importante de todos.

¿Qué has aprendido de tus hijos y qué han aprendido ellos de ti?

De ellos lo que es el amor total y absoluto. He aprendido a disfrutar de las cosas simples de la vida, a asombrarme de sus descubrimientos y a disfrutar con ellos en cada uno de sus pequeños logros. De mí es difícil decirlo… espero que hayan aprendido a ser personas sensibles, simples, esforzadas, cariñosas y honestas.

¿Cómo te imaginas a tus niños a futuro?

La verdad es que trato de no imaginármelos mucho y de gozármelos a concho. Lo único que siempre les digo es que mi sueño es que sean niños buenos y felices. No importa lo que elijan, pero que siempre sean buenas personas y que aprendan a ser esforzados, a disfrutar con el presente, con cosas simples. Y que sean buenos hermanos, que se cuiden y se quieran entre ellos.

¿Qué te gustaría decirles a tus hijos en esta entrevista?

Que los amo y los adoro hasta el infinito y aunque siempre se los digo, no me cansaré nunca de decírselos (exclama). También les diría que estoy muy orgullosa de lo increíbles que son y les daría las gracias por tener la tremenda suerte de ser su mamá. Que siempre cuenten conmigo, porque son lo más importante de mi vida y que siempre confíen en la mamá y el papá para todo. Que se quieran y se cuiden entre ellos, que la familia es lo más importante y que su única misión en esta vida es ser buenas personas y ser felices.

Fernanda-Brain-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *