Fluorosis dental en niños, razón por la que no deben tragar la pasta de dientes

Una cantidad adecuada de flúor ayuda a prevenir y controlar las caries en niños, sin embargo, la ingesta de flúor durante el desarrollo del diente puede resultar en una gama de cambios visibles en la superficie del esmalte. Seguir leyendo

Fluorosis dental en niños

Una cantidad adecuada de flúor ayuda a prevenir y controlar las caries dentales en niños. El flúor trabaja mientras los dientes están en desarrollo y posteriormente cada día luego de que los dientes han nacido a través de las encías. Sin embargo, la ingesta de flúor durante el desarrollo del diente puede resultar en una gama de cambios visibles en la superficie del esmalte del diente. Estos cambios han sido denominados en términos generales como fluorosis dental.

¿Qué es la fluorosis dental?

La fluorosis dental es un cambio en el aspecto de esmalte de los dientes. Estos cambios pueden variar desde manchas blancas apenas perceptibles, en las formas más leves, a manchas y picaduras en las formas más graves. La fluorosis dental se produce sólo cuando los niños más pequeños consumen demasiado flúor, de cualquier fuente, durante largos períodos de tiempo mientras los dientes se están desarrollando bajo las encías.

¿Quién desarrolla fluorosis dental?

Sólo los niños de ocho años y menores pueden desarrollar fluorosis dental,  porque es el momento cuando los dientes permanentes se desarrollan bajo de las encías. Una vez que los dientes hacen erupción a través de las encías y se encuentran en la boca, ya no pueden desarrollar fluorosis.

Los dientes de niños mayores de ocho años, adolescentes y adultos ya no pueden desarrollar fluorosis dental.

¿Cómo se ve la fluorosis dental?

En las formas más leves los dientes aparecen moteados, con manchas blancas opacas ocasionales, bordes escarchados, o finas líneas blancas. Estos cambios son apenas perceptibles y muy difíciles de ver, salvo por un profesional de la salud dental.

En las formas moderadas y graves de fluorosis dental los dientes tienen grandes manchas blancas y, en la forma menos frecuente, pero más grave, el diente está áspero y rugoso.

¿Qué causa la fluorosis dental?

La fluorosis dental es causada por la ingesta de flúor durante un largo período en el que los dientes se están formando bajo las encías. Sólo los niños a partir de ocho años y menores están en riesgo porque es cuando los dientes permanentes se desarrollan debajo de las encías. La gravedad de la enfermedad depende de la cantidad, duración y momento de la ingesta de flúor.

Aumentos en la incidencia de fluorosis dental, en su mayoría leves, fueron detectadas en la medida que más fuentes de fluoruro estuvieron disponibles para prevenir las caries. Estas fuentes incluyen el agua potable con flúor, flúor en las pastas de dientes, especialmente si es ingerida por los niños, y suplementos dietéticos de venta con receta, en tabletas o gotas.

¿Cuáles son las fuentes comunes de flúor?

  • Pasta de dientes.
  • El agua potable en comunidades fluoradas.
  • Bebidas y alimentos procesados ​​con agua fluorada.
  • Suplementos dietéticos de venta con receta que incluyen fluoruro.
  • Otros productos dentales profesionales tales como enjuagues bucales, geles y espumas.

Recomendaciones para evitar la ingesta de flúor en niños:

Conocer la concentración de fluoruro del agua potable. Esta información debería ayudar a tomar decisiones sobre el uso de otros productos fluorados, particularmente tabletas de fluoruro o gotas que tu médico o dentista pueden prescribir para su niño pequeño. Pastillas con fluoruro o gotas no deben usarse en absoluto si el agua potable tiene una concentración de fluoruro de 0,7 mg / lt o más.

Para los niños pequeños, de menos de dos años de edad no se debe  utilizar pasta dental con fluoruro a menos que lo recomiende su médico o dentista. Se debe limpiar los dientes del niño, tan pronto como el primer diente aparezca, con cepillado sin pasta de dientes, con un cepillo pequeño de cerdas suaves y agua corriente.

Para niños de dos a seis años, se aplica una cantidad pequeña de pasta de dientes con flúor en el cepillo y se supervisa el cepillado, animando al niño a escupir la pasta de dientes en lugar de tragarla. Hasta alrededor de los seis años, los niños tienen un mal control de su reflejo de deglución y frecuentemente tragan la mayor parte de la pasta de dientes colocada en su cepillo.

Los niños menores de seis años no deben usar un enjuague bucal con fluor sin antes consultar al dentista o médico, porque hay una posibilidad de que se ingiera de forma repetida.

Fuente: FAQs for Dental Fluorosis – Portal CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del gobierno de EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *