Francisca Pacheco: “Mis hijos heredaron el amor por la cocina”

Esta arquitecta, apasionada de las artes culinarias, creció viendo como su padre, el reconocido chef chileno Coco Pacheco se lucía con sus delicias gastronómicas. Un amor por la buena mesa que hoy continua trasmitiéndole a sus hijos Baltazar (10) y Gaspar (8). Seguir leyendo

Pollo-Pacheco

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Los niños de Francisca nacieron rodeados de las recetas de su abuelo “Coco” y desde muy pequeños aprendieron a encantarse con el mundo gourmet. Su mamá también trabaja en el restaurant de su padre “Aquí está Coco”, lugar que para ellos es como su segunda casa. “Mis hijos han aprendido de mi papá a compartir en la mesa donde la comida es una especie de rito. Él les ha enseñado a mariscar, a pescar y a cocinar ahí mismo el  pescado. Les ha inculcado el amor por los recursos naturales y a consumir los alimentos siempre frescos. Les fomenta que vayan a la huerta y les muestra todo el romance que se genera en la cocina. Nuestra familia está unida de por vida a este tema”, declara.

En Chiloé, Los Pacheco tienen una casa con una huerta donde los niños cultivan verduras. En esta ciudad del sur Baltazar y Gaspar le sacan leche a la vacas y recolectan huevos frescos de gallina. “Ellos han participado de la preparación del curanto, del cordero al palo y todo lo referente a nuestras costumbres. Entienden que la “Ruca”, que es un lugar especial que se creó dentro de nuestro restaurant, es una representación del pueblo mapuche. Les explicamos que somos un país que tiene orígenes y eso también se lo enseñamos en los viajes que hacemos por Chile”, cuenta.

“Nada Congelado”

¿Cómo es la relación de tus hijos con la comida?

Cuando llegan a la casa preguntan qué habrá de menú y también deciden qué quieren comer. Son exigentes y tienen los sentidos bien desarrollados. Por ejemplo, saben reconocer entre un queso mozzarella, mantecoso o camembert y conocen con qué quedan mejor acompañados. También entienden cómo es un producto de feria y uno de supermercado.

¿Qué comidas se hacen en tu casa?

No se consume nada preparado. Trato de evitar todo lo congelado, pero si usamos arvejitas porque no pierden sus propiedades. Tenemos un menú variado. Una vez a la semana comen pescado, legumbres y pastas, siempre con una ensalada de acompañamiento. También me gusta inculcar nuestra gastronomía criolla como la carbonada, humitas o cazuela. Soy de las cocineras que cree que un plato bien hecho no puede tardar más de media hora.

¿Qué significa sentarse a la mesa para ustedes como familia?

Es un momento de compartir, todos los días comemos los cuatro juntos a las siete de la tarde. La regla de oro es que nadie se para de la mesa hasta esperar que el último termine.  Es fundamental inculcar la comunicación a la hora de comida.

¿Tienes alimentos prohibidos?

Los trans y las bebidas light con aspartamo. Pueden tomar té, y mezclarlo con limón o con otras frutas. Usamos azúcar normal o morena. A mis hijos no les gusta mucho las cosas dulces, sólo los helados y los panqueques con manjar. Cuando eran chicos yo los dejaba comer golosinas y ellos mismos se fueron dando cuenta que si lo hacían en exceso se sentían mal.

¿Cómo manejas las mañas de los niños para comer?

Cuando no quieren algo saben explicar por qué no les gustó. Les hemos enseñado que hagan un esfuerzo para descubrir las razones de sus decisiones. Es válido que haya sabores que no les agraden.  Sin embargo, deben agradecer lo que está en el plato porque es energía que ha tomado tiempo, más allá del dinero, es respeto. No es que sólo no les guste, boten la comida y se la den al perro.

¿Crees que alguno de tus hijos seguirá la ruta gastronómica de la familia?

Veo a los dos relacionados al mundo de la cocina. Me gustaría que hagan lo que quieran y que sean felices. A lo mejor no elegirán una sola cosa. Gaspar quiere ser cineasta y puede hacer algo relacionado con la gastronomía o con la música.

Apertura de mente

Francisca y su marido, Héctor Vallejos, son budistas. “Al ser una filosofía no hay nada impuesto, sólo enseñanzas. Esperamos que nuestros hijos descubran solos su camino espiritual”. Uno de los temas que, como familia, toman con naturalidad es el de la muerte. “Mis niños no le tienen miedo, saben que es un cambio físico que no está relacionado con lo espiritual. Como budistas creemos que la muerte es una trasmutación, un cambio. Yo les he explicado que uno tiene que morir para dejar un espacio en la tierra. Ellos la ven como algo natural, saben que genera dolor pero uno que se puede sobrellevar”, comenta.

¿Hablas de todos los temas con tus hijos?

Sí, desde el sexo, la muerte, la homosexualidad hasta las drogas. Ellos me han preguntado por ejemplo qué significa una foto con un tipo metiéndose polvo en la nariz. Yo les explico que eso es una droga, que conozco gente que se ha destruido la vida al consumirla. Además, saben que nuestros mejores amigos son homosexuales.

¿Cómo les enseñas el valor de la tolerancia?

Gracias a la apertura de mente que les hemos reforzado, mis hijos tienen empatía cuando ven gente diferente. No tienen el morbo. Es mejor que sepan los temas a través de los padres. Les inculcamos que tengan una mira amplia para todas las razas, credos y distintas orientaciones sexuales. Les inculcamos que la vida con esta diferencia se hace un lujo y una entretención permanente, sino se vuelve metódica y aburrida.

¿Qué valores te gustaría trasmitirles a tus hijos?

Me considero una mamá querendona, y moderna en mis pensamientos. Quiero que sepan que viven en una sociedad compleja y que todos somos diferentes. Que crezcan sabiendo que pueden generar cambios importantes en nuestra sociedad. Me interesa traspasarles los valores de empatía, honestidad y el respeto por la naturaleza.  También, les enseño que nunca se proyecten infinitamente en lo que les pasa, porque el presente es lo único que tienen.

¿Cómo te tomas la maternidad?

Con mucho amor, pero como una gran responsabilidad. No creo que los niños puedan crecer con papás que sólo les dicen “te quiero”. Pienso que tienen que criarse con personas que les enseñen y que se hagan el tiempo para ellos. Al final mis hijos me dirán si lo hice bien o mal. Lo que sé es que lo estoy tratando de hacer con mucho amor. Estoy trabajando para que sean íntegros y para que generen aportes a la sociedad.

Viajes

¿Cómo ha sido viajar con tus niños?

Han sido muy buenos compañeros de viajes. Hemos tenido la suerte que nunca ha pasado nada traumático. Al viajar lo más lindo es que se dan cuenta que el mundo está lleno de oportunidades por descubrir. Han aprendido que una puesta de sol se ve distinta en el Caribe que en Chile, que pueden bañarse en una piscina con truenos y relámpagos y no les da frío. Empiezan a incorporar nuevos fenómenos de la naturaleza.

¿Qué tipo de destino prefieren como familia?

Centroamérica,  por la distancia, por sus playas, y porque grandes y chicos lo pasan bien.  Igualmente hemos viajado con ellos a Nueva York y para ellos fue un súper buen panorama.  Disfrutaron el dinamismo de la ciudad, anduvieron en bicicleta, recorrieron el Central Park, el Museo de Ciencias, la Estatua de la Libertad,  el Hudson y el Barrio Chino. Les llamó la atención que en las esquinas pasara gente hablando en varios idiomas. Es una ciudad para caminar y hay que incentivarlos para que la recorran.

¿Cuáles lugares de Chile les ha llamado la atención a tus hijos?

San Pedro de Atacama, ir con niños de esta edad es maravilloso. En esta etapa en el colegio están aprendiendo el tema prehispánico. Ya saben lo que significa el Desierto de Atacama,  el valor del agua y lo que significa para la tierra cuando hay poca agua. Aprenden lo que es estar en un lugar con altura, cómo afecta su cuerpo y qué tipo de vida se da en ese entorno. Comienzan a desarrollar todos los conceptos que ven en los libros y a vivenciarlos en carne propia.

Yo mamá

Tareas: Llegan a la casa y las hacen de inmediato. Es lógico que si vienen con toda la energía y se ponen a ver tele, les va a costar mucho ponerse a estudiar. Después quedan libres para hacer lo que quieran.

Autonomía: Se bañan solos y si se les pierden las cosas del colegio el fin de semana se quedan sin iPad. Les explicamos que a los papás les cuesta tener las cosas. Ayudan a retirar la mesa a la hora de almuerzo. Terminan el desayuno y ponen sus platos en el lavaplatos. A veces cocinan, prepararan huevos, aliñan su ensalada y saben decidir qué quieran comer.

Cuidado del medio ambiente: Ellos entiendan que hay materiales que tardan millones de años en descomponerse. En la casa desde chiquititos tienen basureros diferenciados. El tema del agua es básico. Saben que cuando se lavan los dientes tienen que cortar la llave y para enjuagarse tienen su vasito. Están conscientes que los recursos no son renovables y tienen que cuidarlos. Además, escogimos un lugar para vivir con buena conectividad. Tenemos sólo un auto, yo me voy en bicicleta a mi trabajo y mi marido toma el metro para ir a su oficina.

Aparatos electrónicos: En las vacaciones el uso es un poco más libre y en la tarde pueden jugar hasta las siete. En la etapa escolar de lunes a jueves no hay ningún juego electrónico permitido. El viernes se abren las barreras. Ellos se dan cuenta que pueden sobrevivir sin el famoso Tablet o el Wii. Han retomado su parte creativa. Juegan con autitos, dibujan y usan su imaginario.

Imprescindible para viajar con niños: Llevar una entretención a bordo. Plasticina, lápices para dibujar y un iPad. Y andar siempre con una muda en un bolso de mano. Dos veces se me ha perdido la maleta con la ropa de los niños. También es fundamental andar con un botiquín.

Para visitar Disney: Hay que levantarse temprano. El consejo es tener paciencia, las filas son largas, y llevar tu propia comida que sea más saludable. Preparar  sándwiches, frutas o snaks. Todos los días sólo te ofrecen hamburguesas, hot dogs y papas fritas. Como familia no toleramos esta comida. Recomiendo ir en febrero, porque no hace tanto calor. También, gorros, buenos zapatos, calcetines de algodón son imprescindibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *