Franco Parisi: Su vida como papá en Estados Unidos

Papá de Emilio y Franco, mellizos de 8 años y de Valentino (3), Franco Parisi nos cuenta cómo es su paternidad en Estados Unidos, país donde se trasladó con su mujer y su hijo menor para dictar clases en la Universidad de Alabama. “Aquí la vida está diseñada para disfrutar y pasar más tiempo con tus hijos, lo que es maravilloso”. Seguir leyendo

Franco-Parisi-VF

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Franco Parisi pasea a su hijo Valentino (3) por los tranquilos barrios de Tuscaloosa, Alabama, una ciudad universitaria de calles limpias donde las casas no tienen rejas. Una ciudad que Franco describe como ideal para hacer familia, con una excelente educación pública, muchos parques y lagos. ”Aquí la gente es muy educada, se respira tranquilidad y el fútbol americano de las universidades es central. Con este deporte la ciudad se transforma y todo es alegría, no existen barras bravas y todo es disfrutar el deporte en familia”, cuenta Franco quien es profesor en el Culverhouse College of Commerce, de la Universidad de Alabama, donde dicta clases en finanzas corporativas e inversiones.

Los mellizos, hijos de su primer matrimonio, viven en Chile, lo que no ha sido fácil para él. “Ha sido muy duro, los extraño mucho y es un dolor permanente, pero afortunadamente los he podido ver seguido y vendrán a verme pronto. Aunque no es lo mismo, para mantener un contacto más directo, usamos la tecnología”, comenta mientras hace un alto entre sus clases.

¿Cómo ha sido vivir la paternidad en Estados Unidos? 

No como en Chile, acá la vida está diseñada para disfrutar y poder pasar más tiempo con tus hijos. El trabajo termina a las cinco de la tarde y no se cuenta con tus papas o tías que te ayuden con tus niños, por lo que todo es más centrado en el núcleo familiar.

¿Qué diferencia ves con Chile y Estados Unidos para criar niños?

Aquí los fines de semana la vida es muy familiar, siempre todo con los niños. Como el Chile de antes, todos los niños salen a jugar a la calle, dejan las bicicletas tiradas y no pasa nada. Los horarios de trabajo permiten disfrutar a los hijos. Allá se trabaja de ocho a ocho y cuando llegas tus niños ya están dormidos, además allá los llenan de tareas y actividades el fin de semana. Me encanta Chile, pero tenemos que mejorar muchas cosas, como los horarios que son macabros para hacer familia.

¿Qué echas de menos de Chile en tu paternidad?

Todas las semanas me visitaban mis papás y mi tía Tala y claramente los extraño. Mi hijo Nino (Valentino) ve un caballero de pelo cano y grita “Tata” desesperado, pero lo que más extraño es a mis mellizos. Ha sido duro, extraño mucho a Kanko (Franco) y Lylo (Emilio) no poder abrazarlos todos los días es duro.

¿Qué panoramas te gusta hacer con tu hijo menor en Estados Unidos?

Salimos a caminar, a jugar a la pelota y corremos todos los días por la casa. Al llegar me saco la camisa y juego a tirársela, el me la tira a mí y sale corriendo, es nuestra rutina. Le compré un triciclo y salimos a la calle, también visitamos a los gatos y perros de los vecinos. Le dejamos comida a las ardillas, a los mapaches y a los siervos que nos visitan. Lo miércoles vamos a su lugar favorito de pizzas y los sábados a su lugar preferido de comida mexicana. Además, siempre estoy maestreando en la casa y mi hijo me ayuda.

 ¿Cómo te defines como papá?

Ese concepto lo tienen que dar mis hijos mayores y en el futuro Nino. Lo único que espero es que me quieran tanto como yo quiero a mi papá, él es lejos el mejor.

¿Eres de reglas?

Si la regla principal es que sean felices, pero yo soy más desordenado que ellos (ríe). Los tres se portan muy bien, son encantadores, a veces se ponen mañosos o regalones, pero nada más, los tres son los mejores.

 ¿Qué has aprendido de tus hijos y qué han aprendido ellos de ti?

Es un aprender constante, pero lo principal ha sido que ellos sepan que son unos niños amados por sus padres y que siempre pueden contar con nosotros para lo que sea; que son afortunados y que el mundo está para aprender a ser feliz.

¿Cómo te imaginas a tus niños cuando grandes?

Espero que felices, el resto da igual y visitando al papá todas las semanas. Me encantaría que estudiaran en Estados Unidos, en una universidad donde yo esté dando clases. Que estudien lo que quieran, acá se puede estudiar de todo y se puede vivir de ello. Me encantaría que en Chile hubiera más opciones para diferentes actividades profesionales, artísticas, deportivas y técnicas.

¿Qué te gustaría decirles a tus hijos en esta entrevista?

Que los adoro y los extraño mil, que pronto estará junto todo el equipo completo y titular, (exclama); siempre decimos eso cuando estamos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *