Gloria Aros: “Ser mamá es mi sueño cumplido”

Gloria Aros, quien ha estado lejos de la televisión hace una década, nos cuenta sobre la labor más valiosa que ha estado realizando estos últimos años. “He estado dedicada a ser la mamá de Benjamín (10) y Gaspar (8), el trabajo más importante de mi vida. Hoy, como mis hijos están más grandes, me encantaría volver a la televisión para compartir mis vivencias como mamá que me han hecho una mejor persona”. Seguir leyendo

Gloria-Aros

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Sin las luces de la televisión, Gloria brilla con el cariño de sus hijos, a quienes regalonea y “besuquea” todo el tiempo. “Soy muy pegote con ellos y expresiva al chancho. También soy bien directa cuando me preguntan algo delicado, con mis niños no evado ningún tema”, dice. A la periodista le encanta estar con Benjamín y Gaspar. Juntos ven películas comiendo cabritas y juegan con su perrita Tita; ella disfruta el día a día con sus hijos y que le cuenten sus cosas en el auto cuando los va a buscar al colegio. “Son momentos únicos, esos trayectos los escucho de corazón, con todo el amor que les tengo”, comenta. Gloria admite que agradece “infinitamente” tener la posibilidad de estar con sus hijos en el día a día. Ella fue hija única y cuenta que creció más bien sola, pues su mamá trabajaba todo el día y cuando regresaba a su casa, Gloria ya estaba durmiendo. Sus padres se separaron cuando ella tenía dos años y a su mamá le tocó ser papá y mamá a la vez. “Aprecio poder ir dejarlos al colegio, compartir sus alegrías e incluso hasta sus peleas y pataletas”, confiesa. Y agrega: “Es muy lindo tener la oportunidad de poder escuchar las confesiones de mis hijos antes de dormir. Para mí este es el mejor momento del día con ellos; se crea una intimidad con cada uno donde surgen conversaciones muy lindas. Además, son los minutos donde nacen las preguntas más difíciles que tienen en torno a la vida y la muerte”, dice. Ser mamá es lo que Gloria  siempre quiso. “Cuando salí de la universidad me puse a trabajar sin parar y a ese ritmo me preguntaba cuándo tendría mi familia”, cuenta la comunicadora, quien está casada hace diez años.

¿Cómo eres como mamá?

Creo que soy súper cariñosa y digo las cosas por su nombre. Me importa que mis niños vean lo maravilloso de la vida, pero también que conozcan la realidad, aunque a veces sea cruda de explicar. Trato de inculcarles el amor por la vida y el respeto a los demás, hasta en los más mínimos detalles y que aprendan a vivir en un mundo de pluralidad y tolerancia. No soy para nada aprensiva y no sirvo para los castigos. No tengo recuerdos que mi madre lo hiciera conmigo por eso no me resulta aplicarlos con mis hijos.

¿Cuál es el tema qué más te complica con ellos? Sin duda, la alimentación, porque son extremadamente mañosos. Trato que coman de todo y me cuesta lograrlo, aunque aprendí que no puedo obligarlos a comer determinadas comidas. He descubierto que con el tiempo solitos van probando cosas nuevas y descubriendo lo que les gusta. Sí les exijo una vez a la semana lácteos, legumbres y siempre tienen incorporado pollo, carne, frutas y verduras en su menú de la semana. Lo que evito son las bebidas, dulces y comida chatarra. Yo también fui mala para comer cuando chica quizás por eso tengo más paciencia en ese tema.

¿Qué te han enseñado tus hijos?

Reconozco que ellos me han enseñado muchísimo y cada día me doy cuenta que me falta mucho por crecer como persona. He aprendido a cultivar la paciencia; además ellos me traspasan diariamente su positivismo. A futuro los veo como hombres alegres, estudiando o trabajando en algo que les apasione. Espero que sean hombres afectuosos y tengo toda la fe del mundo que serán hombres felices.

¿Por qué te gustaría volver a la televisión?

Mis niños ya están más grandes y tienen sus propias actividades; extraño mi trabajo como periodista y mi independencia como mujer. Siento que llevo la pega de comunicadora en el alma, me encanta el contacto con la gente y eso se extraña. Además, hoy tengo mucho más que entregar como profesional, pues mis vivencias como mamá me han hecho mejor persona y me encantaría poder compartirlas con los televidentes.

¿Qué es lo más difícil de ser mamá 24/7?

Es duro cuando ya no me quedan energías. Paso todo el día entre el colegio, las tareas y las actividades de mis hijos; a veces son la nueve de la noche y lo único que quiero es irme a dormir. Lo otro complicado es verlos enfermos, ahí me paso las noches enteras con ellos y muchas veces termino contagiada (ríe). Soy una mamá con toda la energía y el amor que me dejó mi madre, quien falleció; habría sido un sueño que ella me hubiese acompañado en mi maternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *