Matilde Burgos, mamá a la italiana

Sobre sus días en Roma como mamá y de cómo aterrizó hace dos años en Chile junto a su marido y su hija Sofía (6) nos cuenta esta periodista del canal de noticias CNN. “Siento que dejé una vida en Italia”, confiesa. Seguir leyendo

Matilde-Burgos

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Si retrocediéramos un par de años habríamos encontrado a Matilde Burgos terminando de comer las mejores pastas junto a su familia en una de las pizzerías cercana al Coliseo Romano, mientras pedía la cuenta en un perfecto italiano. O probablemente la divisaríamos en un histórico museo llevando a Sofía a uno de los tantos talleres donde los niños, apostados en el suelo, dibujan el arte que los invade, como el panorama favorito. “En Roma se respira belleza en todos sus rincones”, sostiene con una sonrisa esta periodista que vivió cinco años en la capital europea como corresponsal de Canal 13.

Durante su época en Italia, era habitual verla frente a las cámaras con la Basílica de San Pedro a sus espaldas como telón de fondo. Acompañó a Juan Pablo II en sus giras mundiales, cubrió su muerte y su canonización, así como la renuncia del Papa Benedicto XVI, entre algunas de las trascendentes noticias que le han tocado como experta en temas vaticanos.

Y aunque lleva dos años de vuelta en Santiago, no olvida Roma. Su hija creció en este epicentro repleto de historia hasta los cuatro años y medio. “Allá no trabajaba todos los días ni debía cumplir horarios, entonces estaba muy presente como mamá. La iba a dejar y buscar al colegio; además nos gustaba ir al parque La Villa Borghese o los domingos de verano visitábamos alguna Villa Romana, donde puedes disfrutar de un ambiente increíble sin moverte de la ciudad”, recuerda con nostalgia. En Italia, la periodista tenía una rutina laboral menos demandante que la de hoy en Chile, donde está a cargo de “CNN Íntimo” y de los noticieros “Primera Edición” y “Noticias Express”.

Matilde Burgos

En Roma su hija asistía a un colegio católico de monjas que era mixto. Allí, en medio de unas instalaciones milenarias, una monja maltesa, vestida de hábito, le enseñaba a Sofía arte y latín: “Grace era muy cariñosa y tenía una energía única que marcó la educación de la Sofi de manera perfecta. Me llamaba la atención que a los niños les inculcaban muchísimo el arte y la cultura; además las presentaciones en los teatros eran espectaculares”. Matilde cuenta que en Italia los niños van al colegio del barrio donde viven y que todos los estratos sociales conviven, lo que para ella es muy positivo. “Puedes ser vecino de un Conde y al otro lado tener a un panadero”, comenta.

Luego vino  la vuelta a Chile en el año 2012. “Fue un cambio de país, de idioma, de amigos, de colegio y de vida bien fuerte”, reconoce. En Santiago, la periodista todas las mañanas va a dejar a su hija al colegio y una vez a la semana trata de ir a buscarla.  “La levanto y le doy el desayuno, ese ritual nunca me lo salto, porque es nuestro espacio para conversar. En la noche, como llego tarde, sólo alcanzo a darle el besito de las buenas noches, por lo que el fin de semana es sagrado para ella.”, asegura, comentando que su marido es su apoyo fundamental en la crianza de su hija.

¿Cómo vivió Sofía este cambio de país?

Haber dejado Italia fue como un duelo para ella. La Sofi hablaba sólo en italiano, aunque nosotros en la casa lo hacíamos en español. Recuerdo que al llegar a Chile le ponía películas en italiano, pero ella se negaba y me cerraba la boca; en el fondo quiso borrar su vida en Roma;  le daba pena pensar en italiano, en sus amigos, en su colegio, porque hasta tenía su novio. Al principio, estuvo dos semanas muda y después empezó hablar en “chileno”.

¿Qué actividades puedes recomendar para los niños en Italia?

Pese a que es un país que no tiene una tasa de natalidad muy alta,  para los niños hay muchísimos panoramas,  pues todas las actividades están muy relacionados con el arte. También había variados talleres para que ellos tuvieran la posibilidad de pintar, y son mucho más asequibles que en Chile;  además hay unos parques enormes que son fantásticos.

¿Cómo eran las comidas de tu hija en Roma?

En Italia el primer plato siempre es una pasta, y después hay carne o pescado. La Sofi adora las pastas y las pizzas, pero yo la trato de controlar para que no termine rodando;  aunque de allá adquirió el buen hábito de tomar agua. Otra cosas es que  no come  el queso que hay en Chile, sólo le gusta el parmigiano reggiano (parmesano) o el mozzarella  de allá. Y en Santiago le fascina  ir a una pizzería del barrio Italia, que era de un amigo que teníamos en Roma.

Una mamá en la noticia

Matilde dice que trata de estar muy presente como mamá, siendo muy contenedora con su hija, quien practica ballet, y es un “mono trepador”, que se sube por todas partes, y que es muy inquieta intelectualmente. La periodista reconoce que es mala para jugar; pero que le encanta salir con Sofía.  “Vamos juntas al  parque, salimos a andar en bicicleta o vamos al cine”, y agrega que algunos de los valores fundamentales que pretende inculcarle son la solidaridad,  la tolerancia y el deporte.

¿Has pensado tener otro hijo?

Lo consideré cuando la Sofí tenía dos años, pero era más difícil porque estábamos en Roma; ahora me asusta porque ya tengo 41 años y creo que tendrían mucha diferencia de edad.  Mi hija me pide un hermanito pero también me pide un gato o un perro. Sin embargo, me preocupa que esté sola, porque lógicamente se apoyaría más con un partner de su edad, aunque ya no le tocó, por eso siempre trato de convidarle alguna amiguita a la casa en la semana.

¿Qué opina Sofía de su mamá en las noticias?

Nació rodeada de información, pero odia un poco el diario. Cuando era más chica, un día me sorprendió; yo no sabía que ya escribía; y me mostró un papel que hizo con varias palabras juntas que tenían “n” faltas de ortografías y que decía: “prohibido leer el diario”. Como ella veía que los fines de semana llegaban unos diarios gigantes y yo empezaba a leerlos, quería que le pusiera más atención.

¿De qué manera le enseñas los sucesos noticiosos?

Es importante que ella sepa en qué mundo está inserta. Por ejemplo, en las elecciones pasadas, yo le expliqué en qué consistían o qué significaba ser Presidente de la República. Pero soy cuidadosa porque hay noticias que muchas veces le impactan, por eso en la mañana ya no le pongo la radio, porque salen todo tipo de historias. Una vez íbamos en el auto y escuchó que una niña se tiró del piso 13, se le quedó tan grabado que todas las noches rezaba muy preocupada por ella.

¿Cuál sería la clave para las mujeres que trabajan jornada completa en Chile?

En Italia las mujeres trabajan mucho pero tienen horarios más flexibles. Además, el horario escolar de los niños es más extenso para que puedan ir más tranquilas a la oficina; me acuerdo que ninguna de mis amigas salía más allá de las cuatro de la tarde. A esto se suma que tienen unas vacaciones increíbles de un mes en verano y otro en invierno. En Chile falta más tiempo para poder acompañar a los hijos  y no ser una madre que tenga que desdoblarse. Yo tengo una posición muy privilegiada porque tomo el auto, pero hay mamás que viajan todos los días largas distancias en micro y que no tienen ayuda; la mayoría trabaja muy lejos de su casa, lo que es una realidad muy dura.

3 comentarios en “Matilde Burgos, mamá a la italiana”

  1. Me encanto la historia de Matilde, no conocía nada de ella. La encontré bien sincera. En realidad las jornadas de trabajo de las mujeres debieran ser hasta las 4 de la tarde…así no somos mamas culposas. Saludos :)

  2. Sólo puedo imaginarme lo que debe ser el cambio de irse de Roma a Santiago! Sobre todo por el tema de las vacaciones y horarios para los padres. Pero veo que se puede sobrevivir! Ojalá cambie aún más el apoyo a la paternidad y maternidad en Chile, para que haga más sentido para los padres que trabajan… Gracias por la nota!

  3. Muy buena la entrevista, entretenida y permite conocer más a personas que solo vemos en la TV.
    Concuerdo en que la conciliación trabajo familia es fundamental. Los fines de semana se hacen muy cortos para poder hacer todo lo que necesitamos. Valor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *