Método Suzuki: educación del talento

Existe un método según el cual todos los niños tienen talento. Se llama método Suzuki y contribuye a reforzar la perseverancia y el afán de superación de un niño. Seguir leyendo

Musica para Niños

A comienzos de 1930 el Dr. Shinichi Suzuki, en la búsqueda de una forma adecuada de enseñar a niños pequeños a tocar violín, observó que la enseñanza de la lengua materna tiene, invariablemente, un éxito total: ¡todos los niños aprenden a hablar su lengua materna! La educación a través del Enfoque de la Lengua Materna, aplicado a la enseñanza de cualquier instrumento musical o área educativa, es a lo que el Dr. Suzuki denominó el método de la Educación del Talento.

El Método Suzuki es conocido principalmente como un método de educación musical-instrumental infantil. Sin embargo, esta propuesta pedagógica –también llamada educación del talento o enfoque de la lengua materna–, ha demostrado, a través de los cinco continentes, que sus alcances y aplicaciones son tan vastos como la educación misma.

Los principios generales de la Educación del Talento son los siguientes:

Todos los niños pueden

Así como un niño no requiere de un talento especial para aprender su idioma materno, pues todos tienen la suficiente inteligencia y capacidad para lograrlo, igualmente todos los niños pueden aprender a tocar un instrumento.

Comenzar a una edad temprana

Al igual que en el aprendizaje de la lengua materna, los niños no sólo son capaces de comenzar desde pequeños, sino que es muy recomendable que inicien el aprendizaje de un instrumento a edad muy temprana. Dependiendo del medio ambiente y los deseos de los niños, la edad ideal para el inicio del estudio de un instrumento es entre los tres y cinco años de edad.

Escuchar

Los niños aprenden a hablar sus primeras palabras después de haberlas escuchado cientos de veces. En el aprendizaje de un instrumento es vital que los niños escuchen un sinnúmero de veces las piezas a estudiar, así como cualquier otro tipo de música de buena calidad.

Lectura musical

Así como todos los niños primero aprenden a hablar por imitación de sus mayores y posteriormente aprenden a leer y a escribir, también en el método Suzuki, primero aprenden a tocar por imitación, y en el momento que tienen el dominio básico del instrumento, entonces aprenden a leer las notas y ritmos del pentagrama con toda facilidad.

Motivación

Toda la enseñanza del instrumento, al igual que la lengua materna, debe estar rodeada de un ambiente positivo de motivación, alegría, honestidad, disciplina con amor y reconocimiento de los logros. Debe existir un ambiente de orden con mucha alegría.

Pequeños pasos

Todos los niños aprenden su lengua materna paso a paso, palabra por palabra. De la misma manera, en el instrumento es necesario dividir los problemas en pequeñas unidades de enseñanza, lo más sencillas posibles, para que sean completamente dominadas por los alumnos.

Repetición

No hay reemplazo para la repetición. Para que un niños sea capaz de pronunciar una palabra nueva, tuvo que haberla escuchado durante días, semanas y quizás meses; también para que la utilice correctamente pasará mucho tiempo, muchas repeticiones, hasta que domine la palabra en todo su contexto y significado.

Repertorio común y graduado

Las piezas del repertorio Suzuki están escogidas de tal forma que los problemas técnicos sean cubiertos dentro de las mismas piezas; así se evitan las frustraciones del estudio de ejercicios musicalmente poco expresivos. Cuando los niños aprenden su lengua materna no se les enseñan los tecnicismos de la gramática o la sintaxis; aprenden la “técnica” de su idioma inconscientemente. Esto no excluye la posibilidad de que en años posteriores sí se profundice en asuntos estrictamente técnicos.

Conocimiento acumulativo

El conocimiento, al igual que en la lengua materna, es acumulativo: las piezas ya aprendidas no se dejan de estudiar; al contrario, en las piezas ya conocidas es donde se perfecciona la interpretación, expresividad y nuevos retos técnicos, como sería el vibrato en el caso de las cuerdas frotadas.

Clases grupales e individuales

Los propósitos primarios para la educación grupal incluyen: el desarrollar habilidades para tocar en ensamble, motivación al tocar con amigos, reforzar lo estudiado en las clases individuales y la preparación de conciertos. Las lecciones grupales también motivan a los padres y son una buena fuente de interacción social.

Revisión

La revisión se refiere a volver a estudiar las piezas ya aprendidas. Se debe aspirar a dominar no sólo la parte técnica de una pieza, sino llegar a poseer el espíritu y la expresión de la obra; esto sólo se logra con tiempo y mucha revisión y, aunque la pieza sea de un grado de dificultad aparentemente bajo, esto muestra al verdadero artista. Se debe tocar una obra hasta que un nuevo y más alto nivel surja.

Triángulo suzuki

En un triángulo equilátero, el alumno, el profesor y los papás tienen la misma importancia. El profesor debe colaborar para que el papá o la mamá aprendan a ser el profesor en casa. Por esta razón es vital que la mamá o el papá, aquél que tenga la posibilidad de estudiar con el hijo en casa, asista a las clases con su hijo y el profesor.

Calidad de sonido

La búsqueda de un sonido bello es esencial en la enseñanza Suzuki. Esta enseñanza y búsqueda de un sonido hermoso debe comenzar desde las primeras clases, ya que toda la técnica debe existir en función de un sonido bello y una expresión musical plena.

Fuente: El método Suzuki – Los principios generales – Asociación Mexicana del Método Suzuki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *