No hay prisa, tómate tu tiempo para contestar

Los niños lo quieren todo y ya. Pero los padres también. Se les exige resultados inmediatos, decisiones rápidas, agilidad en la ejecución de las cosas y rapidez en las respuestas.
Seguir leyendo

Tomate-tu-tiempo

Cuando les damos una orden a los niños y ellos se toman un tiempo para pensar nos ponemos impacientes, realizándolas nosotros. Incluso mientras ellos piensan cuál será la mejor estrategia, estamos frente a ellos con los brazos cruzados, presionándoles para que se decidan rápidamente, sin darles oportunidad de barajar varias alternativas. Creemos que lo que para nosotros es evidente y una decisión fácil, también lo es para ellos.

Inconscientemente les fomentamos la toma de decisiones impulsiva, sin reflexión, sin soluciones alternativas, basadas quizás en información irrelevante del problema. Esta toma de decisiones rápida y bajo presión es incompatible con un pensamiento crítico, lógico, hipotético o divergente.

Es por este motivo que el lema en el que se basa la teoría de la Modificabilidad Cognitiva Estructural del profesor Reuven Feuerstein (The International Institute for the Enhancement of Learning Potential) es “Un momento. Déjame pensar…”

Prueba algo tan sencillo como esto: dejarle a tu hijo tiempo para pensar después de una pregunta. Puede parecer sorprendente este consejo pero, ¡cuántos padres preguntan, esperan dos o tres segundos y contestan por los hijos!

No esperes una respuesta inmediata y además házselo saber: Dile: “No hay prisa, tómate tu tiempo para pensar”.

Ya sea una pregunta simple o compleja, permítele un tiempo para que pueda dar una respuesta más trabajada. Resiste sin intervenir unos 15 segundos. Sin tu presión, posiblemente utilizará términos más correctos y elegirá respuestas más interesantes. Anímale a que te diga en voz alta, “un momento, déjame pensar”. Y respétalo.

Después de contestar, puedes comenzar a mediar con él, haciéndole las preguntas necesarias para que evalúe su respuesta, orientándolas a desarrollar un pensamiento crítico sobre las cosas. Pero primero, ¡déjale pensar sin intervenir!

Fuente: No hay prisa. Tómate tu tiempo para contestar. Autor Elena Roger Gamir, Pedagoga – Con la autorización de SoloHijos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *