Roni Ivanschitz: “Celeste es mi musa inspiradora”

Desde pequeña Celeste, de cinco años y medio, se acostumbró a ver a su papá,  músico, sobre los escenarios. Siempre rodeado de guitarras y micrófonos la voz de Ronald Ivanschitz es la melodía que la ha acompañado desde que nació. “Celeste es mi musa inspiradora, ella ha influido en mi música con sus experiencias y mis canciones son pedazos del testimonio de su vida”, dice. Seguir leyendo

Roni

Por Carolina Méndez, The Mama Store

Santiago, lunes 16 de marzo de 2009, 15:30 horas. Una fecha memorable para Roni. “Esa tarde nació Celeste y todo cambió. En ese instante hubo música en mi corazón y en el de ella. No tenía una canción escrita todavía, pero gracias a mi hija desde ese día empecé a componer para los niños y no he parado hasta hoy”, comenta Roni, quien se encuentra separado de la mamá de Celeste,  la conductora de televisión Jeannette Moenne-Loccoz.

Roni es compositor y cantante de música infantil, además de ingeniero comercial. Su pasión por la música lo hizo crear Divertimúsica, compañía artística donde es “Ronaldi”. Este rol lo ha llevado a realizar, junto a su elenco, exitosas obras musicales infantiles para niños y familias por todo Chile.

Desde xilófonos hasta baterías electrónicas Roni le ha regalado a Celeste. Y aunque su hija todavía no domina ningún instrumento, su padre asegura que tiene aptitudes musicales. “La he estimulado, pero sin presionarla y ella sola ha ido descubriendo el mágico mundo de la música. Me encantaría subir pronto a un escenario con ella, Celeste siempre me acompaña a mis presentaciones en vivo. Es histriónica y tiene un gran sentido del espectáculo, quizás por la influencia nuestra como papás en el área artística”, dice el músico, quien cuenta con tres discos de música infantil y hoy evalúa realizar un programa de televisión de música para niños.

Roni comenta que es muy cómplice con su hija. Juntos se entretienen conversando de los más variados temas, que por lo general le propone Celeste. “Nos encanta andar en  bicicleta, a caballo en el parque, subir los árboles; atrapar y soltar las mariposas. Disfrutamos ir tomaditos de la mano a la plaza, al zoológico, darle de comer a los patos, disfrazarnos, leer cuentos y rezar el “Ángel de mi Guarda”; nos fascina todo lo lindo de la vida, siempre todo es con ella y para ella”, cuenta.

¿Cómo te cambió la vida la llegada de Celeste?

En ciento ochenta grados, fui padre recién a los 39 años y hasta ese día era yo, yo y yo. Cuando tuve a Celeste por primera vez en mis brazos, entendí que la vida cambiaba. Ahora mis prioridades  son otras, los problemas ya no son tan problemas y mi felicidad tiene el nombre de ella. A partir de su nacimiento mi vida comenzó a ser ella, ella y ella.

¿Cómo te definirías como papá?

Me encantaría que esa pregunta la respondiera mi hija, pero voy a tratar de ser lo más objetivo posible. Soy un padre chocho y muy presente. Me moriría si no veo a Celeste en tan sólo unos días, hablo con ella todos los días. Cuando se queda en mi casa, soy un padre en lo formativo y un amigo en la entretención. La llevo al colegio, juego a las muñecas con ella y a lo que a ella se le ocurra. En resumen, soy un padre creativo, entretenido y cercano. Aunque, insisto, me encantaría que fuera Celeste la que confirmara lo dicho.

¿En qué se parece a ti y en qué a su mamá?

Celeste es una niña esencialmente buena. Es bondadosa, tierna, cariñosa, frágil, femenina, solidaria, generosa, creativa, activa, inquieta, juguetona y preguntona. Es linda física e intelectualmente. De mi sacó su obsesión por el orden y la estructura. De la mamá sacó la personalidad y obviamente su belleza física.

¿Cómo te  imaginas a Celeste cuando grande?

Ahora entiendo que mis padres, a pesar de mis cuarenta y cinco años, sigan viéndome como un niño. Yo siempre la seguiré viendo como mi pequeña princesita, a pesar de que será una mujer hecha y derecha. Imagino a Celeste como una mujer independiente, segura de sí misma y con el mundo a sus pies. La veo bella de pies a cabeza y con una formación valórica muy potente.

¿Te gustaría que siguiera tus pasos musicales o de su mamá en televisión?

Trataré de no influenciarla ni persuadirla en esto. Me gustaría darle todas las herramientas  para que ella tenga la posibilidad de elegir libremente lo que quiera realizar. Tiene aptitudes para lo artístico de sobra, por lo que le toca vivir a diario con su mamá y conmigo. Su madre no sólo es una mujer linda, sino que además una gran comunicadora y con muchas dotes actorales. Celeste va por ese camino. Si saca algo de mí, ojalá que sea la pasión por hacer lo que le gusta. Confieso que me encantaría tocar guitarra y cantar a dos voces alguna canción de Ronaldi con mi hija; ojalá algún día cercano se de esa maravillosa oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *