Yoga en el embarazo

El yoga prenatal puede jugar un rol importante en amplificar positivamente la experiencia del embarazo. La instructora de yoga prenatal Claudia Sponton, del Centro de Meditación Asia Santiago, dice que el yoga se puede disfrutar en todas sus etapas. “Ayuda a fortalecer, tonificar y relajar tanto el cuerpo como la mente. Además, ayuda a estimular la circulación sanguínea, linfática, y a aliviar algunos de los típicos malestares en el embarazo”. Seguir leyendo

Embarazo y yoga

 

Por Carolina Méndez, The Mama Store

En las clases de yoga prenatal, que imparte la instructora Claudia Sponton, se ofrece un espacio confortable y acogedor, donde las mujeres pueden compartir emociones, temores y sabiduría. “Queremos inspirar las mujeres embarazadas a descubrir y abrir nuevos espacios físicos y mentales, conectarse con su cuerpo, su guagua, su respiración y entre ellas como mamás”, comenta Claudia, quien se formó como profesora de yogaprenatal en la escuela Triyoga de Londres.

En las clases, que son de una hora y media, se realizan posturas de yoga (asanas), secuencias dinámicas y ejercicios finalizados principalmente a movilizar la pelvis, fortalecer los músculos de la pared pélvica y los abdominales profundos. También hacen ejercicios y caminatas simulando el trabajo de parto, bailan y se dejan llevar por la creatividad, por ejemplo hacen ejercicios de respiración soplando burbujas. La instructora recalca que lo más importante siempre es la respiración, y crear espacio para que pueda expandirse.

¿Por qué el yoga ayuda en el embarazo?

El yoga prenatal puede jugar un rol importante en amplificar positivamente la experiencia del embarazo. Se puede disfrutar en todas sus etapas, incluyendo el parto y más allá, porque ayuda a fortalecer, tonificar y relajar tanto el cuerpo como la mente. Ayuda además a estimular la circulación sanguínea y linfática, y a aliviar algunos de los típicos malestares. Nos acompaña hacia conocerse más a uno mismo, a escucharse y volver a aprender a confiar en la inteligencia del cuerpo, con sus capacidades y límites. Este es el momento ideal para aprovechar de ralentizar el ritmo de vida y “volver a casa” en nosotras mismas, el yoga es el perfecto aliado en este camino.

¿De qué forma mejora el estado de ánimo en la embarazada?

Por varias razones, por ejemplo ayuda a equilibrar la mente con el cuerpo a través de técnicas de respiración y meditación, suelta la ansiedad y la tensión, estimula la liberación de endorfinas, favoreciendo así una gran sensación de bienestar. Además el crear comunidad con otras mamás te hace sentir acompañada y te da confianza. Mente sana, cuerpo sano.

¿Cómo el yoga sirve para fortalecer la musculatura de la embarazada?

Partiendo del hatha yoga, el yoga prenatal ha sido desarrollado y adaptado para entregar las mejores herramientas a la mujer embarazada para vivir plenamente esta etapa de su vida y poder evitar o aliviar algunos malestares. Si hubiera que elegir una sola cosa que hacer, les diría que hicieran muchas veces al día ejercicios para los músculos de la pared pélvica, para fortalecerlos y soltarlos. Estos ejercicios también ayudan a sensibilizar y tomar conciencia de la zona genital, lo que permite hacer florecer nuestra parte más “animal” y menos racional. Este es el momento de pensar menos y cuidar más el cuerpo. 

¿Por qué el yoga ayuda en el trabajo de parto?

Más regularmente prácticas como el yoga prenatal, las posturas, los movimientos y la conexión con tu respiración van a ser parte de ti, y van a salir espontáneamente durante el parto. Tu cuerpo va a llegar preparado, fuerte, estable y suelto a la vez, y te va a poder comunicar lo que necesitas, y tú lo va a saber escuchar. Además, puede ayudar en que no sean necesarias algunas intervenciones. El parto es un viaje que el yoga puede ayudar a vivir en pleno, con curiosidad y confianza. Personalmente quiero difundir el concepto de parto activo y consciente, más que natural.

¿Cómo el yoga ayuda al metabolismo de la embarazada?

Me ha pasado muchas veces encontrar gente con la idea de que las clases de yoga para el embarazo sean muy lentas, casi inmóviles. Si bien hay muchos momentos en que estamos sentadas con las piernas cruzadas escuchando la respiración natural que fluye, y conectamos nuestro corazón con el corazón del bebé, las clases son bastante dinámicas y alternan momentos intensos con momentos más calmado (en pleno respeto de los diferentes estados físicos). El parto tiene algo en común con un maratón y es bueno llegar preparadas, en buen estado físico y mental. La doctora y escritora Margaret Bradys dice que tener un bebé es “una función creativa, una función atlética y una función espiritual”. Otra razón, más indirecta pero tal vez la más importante, es que te ayuda a quererte más.

¿Hasta qué mes del embarazo se puede practicar yoga? Y después de tener a la guagüita, cuándo se puede volver a practicar?

Se puede practicar hasta que nazca la guagua, siempre que no hayan condiciones médicas específicas que no lo permiten. Recomendamos empezar después del primer trimestre de embarazo, porque los primeros tres meses son un momento muy delicado en el cual es mejor descansar lo más posible, tomársela con calma y no empezar algo nuevo. Las que tienen una práctica de yoga regular pueden empezar antes. Se recomienda volver a practicar yoga, especialmente yoga post-natal 40 días / 6 semanas después del parto. En nuestro centro ASIA también impartimos clases de yoga mamá y bebé.

Para mayor información de los talleres de Asia Santiago (www.asiasantiago.cl): Yoga en el embarazo

Asia Santiago – Latadia 5264, Las Condes – 562 2907 7543 – secretaria@asiasantiago.cl

Claudia Sponton hace una clase semanal en ASIA Santiago, los jueves desde las 12:00 hasta las 13:30 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *